La moral de la profesión de letras – Robert Louis Stevenson

(…) Hay cierta clase de datos que siempre son más necesarios que otros, y es de éstos de los que la literatura debe ocuparse. No son difíciles de distinguir, la naturaleza nos vuelve a guiar sin esfuerzo, pues los datos necesarios, en virtud de su eficacia, son los que resultan más interesantes para la mente natural del hombre. Los datos que tienen color, que son pintorescos, humanos, y que nacen de la moral, y que, además, son claros, indiscutibles y forman parte de la ciencia, son los únicos de vital importancia, cautivadores por su interés, o útiles de comunicar. En la medida en que un escritor narra sin más, debe hablar principalmente de éstos. Debe hablar de los elementos amables y sanos y bellos de la vida, debe hablar sin tapujos del mal y del dolor del presente, conmovernos con ejemplos, debe hablar de personas sabias y buenas del pasado, para incitarnos con el ejemplo, y debe decirlo de forma sobria y veraz, sin embellecer las faltas, para que no nos desanimemos nosotros mismos ni nos volvamos exigentes con nuestros vecinos.

(…) Cada artículo, cada verso, cada ensayo, cada columna están destinados a pasar, aunque sea rápidamente, por las mentes de una parte del público, y a colorear, aunque sea transitoriamente, sus pensamientos.

Pertenece el extracto al ensayo «La moral de la profesión de letras», incluído en la recopilación « Robert Louis Stevenson, Memoria para el olvido. Ediciones Siruela, S.A., 2005 ».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: