Aquí comienza nuestra escuela – Sujomlinski

El primer acto de la escuela no tenía por escenario las aulas sino la naturaleza, “fuente de la palabra y de la razón”; Sujomlinski se encargaba de recibir a los más pequeños en su primer día de clase y los conducía al jardín: “Aquí comienza nuestra escuela -dice con solemnidad el maestro, y parece que levanta el telón de un teatro. Y el telón sube-: Desde aquí miraremos el cielo azul, el jardín, el pueblo, el sol. ¿La escuela? Sí, es la escuela, el principio mismo de la escuela. El maestro recibe a los niños en el aula y abre ante ellos la cartilla, no comienza el espectáculo por el primer acto, sino ya por el segundo, como si le faltara tiempo o como si sus pobres alumnos hubieron cometido la falta de llegar tarde al comienzo (…). Los alumnos de la escuela de la alegría contemplan el prado esclarecido por el sol, oyen el zumbido de los moscardones, el chirrido del grillo; luego, dibujan el prado y, por último, escriben al pie: “El Prado”. Para ellos, cada palabra llega como un hallazgo: no la encuentran en el libro, sino en el bosque, en el prado.

SUJOMLINSKI, V.: Pensamiento pedagógico. Moscú, Editorial Progreso, 1975, prefacio de S. Solovéichik, pp. 10-11.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: